Mojar

Un niño se acerca al cuerpo muerto de un perro. Se le posa en la cara un gesto de carencia. Se le posa la muerte, por un ratito, en la nariz.
El niño tiene un palo y dibuja en el lomo muerto del perro una matriz de inseguridades. Tendrá cinco o seis años, pero ya lleva a cuestas la suciedad de nacer
donde mueren los perros.

 

*

Nos hemos descalzado. Marta ha dejado las chanclas desordenadas, por el mimetismo. Yo he agarrado las zapatillas y las he dejado detrás de un charco.

No shoes after the stairs to the lake

¿Cómo se miden los metros de distancia a un lago sagrado?
¿se cuentan con los pies? ¿con la latitud de los turbantes rajastaníes?
Yo creo que se miden por pecados, por la transgresión voluntaria de la moralidad
en el día a día
creo que se miden por la cantidad de veces que alguien ha abierto los senos
a la gravedad
por las mañanas en las que la carne elegida de la vaca ha sido consentida
en el menú
se cuentan por el deseo inadecuado del silencio, por tocar lo contaminado
y devorarlo

la distancia con la que se debe caminar descalzo a un lago sagrado
se debe a lo accidentalmente humano
y a la necesidad de expurgarse de ello.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s